De estrellas fugaces hablamos.

Si bien la fama se la llevan las Perseidas – observables en julio y agosto – estas segundonas compiten y ganan en cuanto a actividad se refiere. Su frecuencia máxima, o número máximo de meteoros/hora (tasa horaria cenital para los entendidos) es de 120, por encima de los 100 meteoros/hora de las Perseidas. Al mismo nivel encontramos las Cuadrántidas, que nos visitan la primera semana de Enero.

El 13 , 14 y 15 de Diciembre son los días que podremos verlas. Por suerte, coincide en luna nueva, por lo que las condiciones para poder observarlas son perfectas… si el tiempo nos acompaña. El mejor momento es a partir de medianoche del 14 de Diciembre, aunque ya desde las 20 o 21h del día 13 empezarán a caernos encima. Busca la constelación de Géminis o sitúa la de Orión (mucho más sencillo) y fíjate un poco más al noreste. ¡Suerte!